CRÍTICAS A LA IGLESIA

Vaticano

            Desde hace tiempo, y de forma sistemática, por parte de algunos sectores sociales, políticos, económicos y religiosos se viene atacando a la Iglesia Católica y a todo lo que esta representa. Ya sea a través de Internet, del cine, de documentales, de la televisión, de la literatura, de los gobiernos y de entidades privadas e incluso desde organizaciones internacionales, son innumerables los casos en que de forma intencionada se engaña, se calumnia, se difama y se manipulan determinados aspectos que tienen que ver con la Iglesia. Así, no es extraño encontrarnos con fotomontajes que pretenden desprestigiar y ridiculizar al papa, a sacerdotes o a miembros de la Iglesia. Por citar algún ejemplo, el Vaticano tuvo que emprender acciones legales contra la empresa italiana Benetton por divulgar un fotomontaje en el que el papa Benedicto XVI besaba en la boca al imán sunita de Al Azhar.

            También a lo largo de la historia hasta nuestros días, son múltiples las críticas que ha recibido y sigue recibiendo la Iglesia Católica: ya sean sobre sus creencias, su organización o sobre sus miembros. Se realizan afirmaciones falsas o erróneas sobre su financiación, exenciones fiscales, destino del dinero que percibe fundamentalmente de los católicos, ¿privilegios?, etc, sin tener en cuenta la inmensa labor caritativa y de colaboración que realiza en materia sanitaria, educativa y social en los cinco continentes. ¡Cuántos casos no habrá de religiosos y laicos que dejan su tiempo, su dinero y su vida ayudando a los demás y por tanto a la sociedad en general!

             En otros ámbitos, como los que ya he mencionado del cine y la televisión, no es raro ver series en las que aparecen sacerdotes que son ridiculizados por sus aspectos afeminados, raros o incluso atontados. Sin ir más lejos, hace unos días vi la película española 1898. Los últimos de Filipinas que me pareció una magnífica película, tanto por sus actores como por su fotografía y guión. Sin embargo, no me gustó la imagen que se da del sacerdote franciscano Fray Carmelo: un fumador de opio con los dientes negros y un ojo chindo, que llega a decir cosas como estas: “Le doy gracias al Creador por la bendita suerte de ser cristiano, aunque tengamos un cielo de mierda”. Por suerte, no nos espera un cielo así.

Anuncios

Autor: jalcalavique

Soy Joaquín Alcalá Vique. Aprendiz de escritor con ganas de hacer que todo el que se asome a este blog, pase un rato agradable, comparta sus experiencias, conocimientos y comentarios. Espero que sea de vuestro agrado. Así que, como dice el título: "Este cuento, ya ha empezado".

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s