LAS TERMAS DE JABALCUZ

foto balneario Jabalcuz

Hace unos días, leía en este mismo periódico la noticia sobre un nuevo acto vandálico en la zona del paraje del “Balneario de Jabalcuz”, en concreto, la rotura de la cerradura de la verja de acceso principal. Volvía a indignarme la situación en la que se encuentra esta preciosa zona  reconocida “Bien de Interés Cultural” , y es que resulta increíble cómo un entorno como este, de tal riqueza arquitectónica, artística, paisajística, botánica, etc está a día de hoy en esas condiciones tan lamentables.

Los pasos que se han ido dando para la recuperación tanto de los edificios, como de los accesos, siguen siendo pocos y muy cortos. En 2006, se creó la “Plataforma Ciudadana de Jabalcuz”, que comenzó a reivindicar e insistir a la Administración que cumpliera con el Plan Especial de protección y mejora que fue aprobado por el Ayuntamiento de Jaén. En 2009, y fruto de este martilleo constante, las termas fueron declaradas “Bien de Interés Cultural”, con la tipología de “Sitio Histórico”. Seis años después, en mayo de 2015, se comenzaron unos trabajos de limpieza y desescombro de la zona; en julio de ese mismo año, se empezaron a realizar unas obras de consolidación del edificio que se estaba derrumbando y de apuntalamiento del mismo. Fueron unas actuaciones que llevó a cabo la Junta de Andalucía con Fondos Feader de la Unión Europea.

A día de hoy, aún están pendientes los trabajos de una 2ª fase que el delegado de Medio Ambiente anunció en el primer semestre de 2016 (de 309.000 euros de presupuesto) y que no están ni siquiera anunciados. Es decir, se repite la misma historia de tantos y tantos proyectos prometidos y no realizados en Jaén. En este caso concreto, el 20 de noviembre de 2015, el que fuera consejero de Medio Ambiente de la Junta (José Fiscal), dijo literalmente mientras visitaba las obras de las termas: “El ideal sería convertir en algo parecido a lo que fue y, en cualquier caso, que se le dé un uso público relacionado con un balneario, un hotel rural, o las dos cosas. Esa es la vocación de la Consejería de Medio Ambiente”.  Pues bien, la realidad es que no se ha hecho ni lo uno, ni lo otro: sigue sin estar abierto al público, sin poder visitarlo, con un aspecto de cortijo robado y a expensas de actos vandálicos como los que ocurren a cada instante. Lejos queda ya en el tiempo lo que fue este lugar: un remanso de paz, belleza y descanso al que acudía gente de sitios diversos para poder tomar sus aguas beneficiosas para enfermedades ginecológicas y reumáticas. Esperemos que pronto podamos ver hecho realidad todo lo prometido y  sigamos disfrutando de este rincón maravilloso.

Hace unos días, leía en este mismo periódico la noticia sobre un nuevo acto vandálico en la zona del paraje del “Balneario de Jabalcuz”, en concreto, la rotura de la cerradura de la verja de acceso principal. Volvía a indignarme la situación en la que se encuentra esta preciosa zona  reconocida “Bien de Interés Cultural” , y es que resulta increíble cómo un entorno como este, de tal riqueza arquitectónica, artística, paisajística, botánica, etc está a día de hoy en esas condiciones tan lamentables.

Los pasos que se han ido dando para la recuperación tanto de los edificios, como de los accesos, siguen siendo pocos y muy cortos. En 2006, se creó la “Plataforma Ciudadana de Jabalcuz”, que comenzó a reivindicar e insistir a la Administración que cumpliera con el Plan Especial de protección y mejora que fue aprobado por el Ayuntamiento de Jaén. En 2009, y fruto de este martilleo constante, las termas fueron declaradas “Bien de Interés Cultural”, con la tipología de “Sitio Histórico”. Seis años después, en mayo de 2015, se comenzaron unos trabajos de limpieza y desescombro de la zona; en julio de ese mismo año, se empezaron a realizar unas obras de consolidación del edificio que se estaba derrumbando y de apuntalamiento del mismo. Fueron unas actuaciones que llevó a cabo la Junta de Andalucía con Fondos Feader de la Unión Europea.

A día de hoy, aún están pendientes los trabajos de una 2ª fase que el delegado de Medio Ambiente anunció en el primer semestre de 2016 (de 309.000 euros de presupuesto) y que no están ni siquiera anunciados. Es decir, se repite la misma historia de tantos y tantos proyectos prometidos y no realizados en Jaén. En este caso concreto, el 20 de noviembre de 2015, el que fuera consejero de Medio Ambiente de la Junta (José Fiscal), dijo literalmente mientras visitaba las obras de las termas: “El ideal sería convertir en algo parecido a lo que fue y, en cualquier caso, que se le dé un uso público relacionado con un balneario, un hotel rural, o las dos cosas. Esa es la vocación de la Consejería de Medio Ambiente”.  Pues bien, la realidad es que no se ha hecho ni lo uno, ni lo otro: sigue sin estar abierto al público, sin poder visitarlo, con un aspecto de cortijo robado y a expensas de actos vandálicos como los que ocurren a cada instante. Lejos queda ya en el tiempo lo que fue este lugar: un remanso de paz, belleza y descanso al que acudía gente de sitios diversos para poder tomar sus aguas beneficiosas para enfermedades ginecológicas y reumáticas. Esperemos que pronto podamos ver hecho realidad todo lo prometido y  sigamos disfrutando de este rincón maravilloso.

Anuncios